Cientos de empleados toman la sede de Air France por el plan de ajuste

Air France-KLM dio a conocer este lunes un nuevo plan de reestructuración el lunes que podría suponer la pérdida de 2.900 empleos después de que los pilotos de la aerolínea rechazasen una propuesta para trabajar más horas.
Cuatro sindicatos convocaron una huelga coincidiendo con el lanzamiento del plan en una reunión del Comité Central de la empresa este lunes. La reunión fue interrumpida cuando varios cientos de trabajadores irrumpieron en la sede en Roissy, a las afueras de París

El consejero delegado, Frederic Gagey, hizo una salida precipitada, según dos miembros del comité, y se esperaba que la reunión se reanudase unas horas más tarde. Varios directivos fueron agredidos por los manifestantes.
Air France insistió en que todos los vuelos seguirían adelante aunque con “algunos retrasos”, sobre todo en facturación. Las conversaciones con los pilotos sobre un plan de reestructuración inicial se rompieron la semana pasada, lo que provocó que los gestores diseñaran una versión “alternativa”.
Dura competencia
La aerolínea está luchando con la feroz competencia de rivales globales y había tratado de que los pilotos aceptasen volar 100 horas más al año por el mismo salario, una solicitud rechazada por estos al considerarla en la práctica una reducción salarial. Los sindicatos criticaron la decisión de la dirección de seguir adelante con un plan revisado tras llevar a cabo lo que ellos consideran una “parodia” de las negociaciones.
El Gobierno francés, que posee una participación del 17,6%, ha criticado a los pilotos, con el primer ministro Manuel Valls denunciando su dura actitud. El diálogo se ha “bloqueado por una minoría en base a unos intereses puramente individuales”, dijo el ministro de Finanzas, Michel Sapin, el domingo.
La aerolínea dice que su plan alternativo está diseñado “para garantizar los objetivos económicos y el futuro de la empresa” para competir frente a los principales rivales europeos, Lufthansa y British Airways-Iberia.
Incluye medidas como una reducción de 10% de los vuelos de larga distancia, un retraso en sus pedidos de nuevops Boeing 787 y la reducción de su plantilla. El presidente ejecutivo, Alexandre de Juniac insistió el viernes en que estaba a favor de salidas voluntarias y que los despidos forzosos sería el “último recurso”. Pero Gagey ha indicado que los despidos son “una posibilidad” ya que “de lo contrario no habría posibilidad de mejorar en términos de productividad”.
Miembros del sindicato señalaron que el plan incluye la posibilidad de despedir 300 pilotos, 700 azafatas y azafatos y 1.900 trabajadores del personal de tierra. Una fuente del consejo indicó la semana pasada que la cifra 2.900 trabajadores había sido presentada como una estimación del exceso de personal en 2017 de la aerolínea, que es la mayor de Europa en términos de tráfico y emplea a 52.000 personas. La compañía ya rebajó 5.500 puestos a través de bajas voluntarias entre 2012 y 2014.
Se espera que Air France, que se fusionó en 2004 con KLM, con sede en Holanda, retire 14 aviones de largo recorrido y reduzca vuelos ya que busca reducir 1.800 millones de euros los costes en dos años.
El Gobierno francés ha respaldado a la empresa, con el primer ministro Manuel Valls instando a los pilotos a aceptar el plan de reestructuración. “Si Air France no evoluciona, estará en peligro”, dijo Valls el fin de semana.

 

Fuente : El Pais

Deja un comentario